“No es tanto que no pueda sacar sus productos, sino que además no puedo meter productos, lo que genera costos importantes a las empresas. Algunos de ellos dicen bueno yo estoy aquí porque rento y sencillamente cuando ya se me acabe el contrato que puede ser en seis meses y un año me voy un poco más lejos de la zona metropolitana y al menos cuando me llegue el producto lo puedo recibir sin restricción y ya de las unidades que yo voy a destinar para repartir sólo las que vayan a la ciudad de Mèxico no lo harán cuando descansen”.

 

 

 

Nota Completa: La Jornada en línea – Por Javier Salinas Cesáreo, corresponsal – lun, 11 abr 2016 16:43